Estilo de vida... Información, ideas, compras...

favicons-lgd

Tipos de Té chino

El té chino es la bebida más popular del mundo además de sus propiedades como un poderoso estimulante, esta bebida también posee extraordinarias cualidades curativas que ya los chinos conocían hace tres mil años.

De gran tradición en China donde era utilizado en la medicina tradicional para aliviar los dolores de cabeza, eliminar las toxinas y prolongar la juventud, el té se utilizaba para ayudar a mejorar numerosas dolencias. A pesar de su fuerte raigambre en Oriente, no llegó a Europa hasta el siglo XVII, donde tras su implantación pronto se convirtió en una bebida popular.

El Té chino posee cuatro variedades esenciales de las que se extraen hasta tres mil tipos, cada una de las cuales requiere de una preparación especial. Solo los muy expertos y amantes de esta infusión son capaces de conocer sus propiedades y diferenciar hasta apreciar cada una de ellas. Sin embargo, para los novatos, cuatro son las clases de té más extendidas y comunes, el negro, el blanco, el verde y el rojo. 

El té negro es el que tiene mayores propiedades aromáticas. Se obtiene mediante el producto marchitado, enrulado, fermentado y secado de las yemas, hojas jóvenes, pecíolos y tallos tiernos.

Sus propiedades terapéuticas básicamente son las de ayudar a la relajación de los vasos sanguíneos, debido a su contenido en flavonoides, por lo que se convierte en un verdadero aliado del corazón. Es beneficioso para evitar la oxidación del colesterol “bueno” y previene la caries dental.

Té blanco, llamado originalmente Yinzhen, que significa agujas de plata. Se obtiene por recolección de las yemas jóvenes antes de que se abran, las cuales se dejan marchitar hasta que se desequen. Este proceso es el que le proporciona la alta capacidad antioxidante.

Es en primavera cuando surgen los primeros brotes, que solo se pueden ver durante unos días tras el letargo del invierno. Es el momento de recogerlos, cuando aún se encuentran cubiertos de un corto vello blanco, están llenos de energía y contienen todos los nutrientes, circunstancias que hacen que el té blanco sea tan caro y codiciado por sus saludables efectos y su exquisito aroma.

El té verde, que es el más solicitado, se obtiene mediante el calentado, enrulado, secado de las yemas, hojas jóvenes, pecíolos y tallos tiernos que no hayan experimentado ningún proceso de fermentación. Existen muchas variedades de té verde, al que además se le añaden sabores de otras plantas, haciendo de él uno de los más dúctiles, sobre todo en China y Japón.

Este té contiene menos teína que el negro por lo que es más recomendable. A pesar de ello hay que tener en cuenta que cualquier té se debe consumir con precaución, pues puede provocar insomnio y nerviosismo (tomados en cantidad). Además el té verde, por su alto contenido de polifenoles antioxidantes protegen al organismo frente a la acción nociva de las sustancias oxidantes y radicales libres que debilitan el sistema.

De entre los beneficios del té verde se encuentra el que regula los niveles de colesterol, ayudando al cuerpo a absorber menos grasa y a excretar el exceso. Evita la formación de coágulos en la sangre, previene la formación de caries y posee un importante efecto diurético, ya que su ingestión ayuda a la eliminación de líquidos.

Contribuye a la hidratación de la piel por sus propiedades en la oxigenación de las células y de los capilares. Los taninos, uno de los componentes del té, le confieren el sabor amargo característico y poseen cualidades astringentes, por lo que su consumo se recomienda en caso de diarrea.

El té rojo, en realidad se trata de té verde, el cual pasa por un proceso de maduración que es el que le da ese color característico. Para la fabricación es necesario guardar las hojas grandes de la planta, comprimirlas y almacenarlas en condiciones muy específicas. De esta forma resguardadas, cuantos más años pase será más preciado, igual que el buen vino. Algunos de ellos llegan a alcanzar una maduración de 60 años, lo que también incrementa considerablemente el precio.

Este té es sobre todo muy beneficioso para el hígado, pues desintoxica y depura activando su metabolismo. Ayuda a proteger el sistema inmunológico, disminuye el nivel de colesterol. Su sabor terroso característico le distingue del resto de los tés.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies