Estilo de vida... Información, ideas, compras...

favicons-lgd

Todo sobre el Té y los tipos de Té Verde

Los chinos fueron los primeros en descubrir el té, y en este país se encuentran la mayoría de variedades de esta infusión. El té ha sido utilizado como bebida medicinal para promover la salud en mente y cuerpo durante cinco milenios, siendo el más reconocido el Té verde .

HISTORIA DEL TÉ

La más remota referencia al té como una ayuda de la salud es de 2737 a. C. Esta bebida era una costosa bebida en la antigua China. Su uso fue limitado a los segmentos opulentos de la población. Solamente en la Dinastía Ming después de la caída del Imperio mongol, la toma de té se extendió a la plebe. Cuando China fue la potencia naval del mundo (1405-1433), el té estuvo entre las provisiones indispensables de los marineros. La cantidad de vitamina C en la bebida de té consumida por los navegantes en ese tiempo era suficiente para prevenir el escorbuto, el cual mataría a muchos marinos europeos más de 200 años después.

A partir de ahí, el té verde comenzó a propagarse por el resto del mundo a un ritmo muy lento. De hecho, no es hasta el año 1673 cuando entra en Europa a través del Reino Unido. Una bebida que como ya sabemos se ha hecho, a partir de ahí, mundialmente famosa.

¿CÓMO SE PREPARA UN TÉ VERDE?

Hay dos maneras principales de preparar los diferentes tipos de té verde.

La primera manera de prepararlo es en forma de infusión. La inmensa mayoría de clases de té verde acepta bien una infusión. Eso sí, si optamos por esta opción, siempre es conveniente prepararlo muy caliente ya que de ese modo realzaremos todos los matices que tienen.

Sin embargo, también se puede preparar a una temperatura tibia. No es lo más frecuente pero también se hace. Incluso hay personas a las que les gusta preparar el té completamente frío junto con algún edulcorante o aditivo.

PROPIEDAS Y BENEFICIOS DEL TÉ VERDE

Entre las diferentes propiedades de los diferentes tipos de  té verde, nos encontramos con su poder antioxidante, gracias sobretodo a su alto contenido en flavonoides. Esto lo convierten en una bebida saludable a la hora de prevenir la aparición del cáncer, y de rebajar los niveles de colesterol alto. Contiene muchas sustancias nutritivas que actúan como poderosos antioxidantes que, entre otros aspectos, ayudan a prevenir el daño ocasionado por los radicales libres a las células.

Estos son algunos de los beneficios del té verde:

Disminuye los triglicéridos altos en sangre, bajando a su vez el colesterol LDL a la par que aumenta el HDL (colesterol bueno).

Gracias a su contenido en antioxidantes, ayuda a disminuir los niveles de azúcar en sangre (bajar el azúcar alto), previniendo la diabetes de tipo II.

Es ideal para depurar el hígado, especialmente en casos de hígado graso, ya que ayuda en la eliminación de la grasa en el hígado, protegiéndolo igualmente de las toxinas del alcohol y del tabaco.

Evita posibles trombosis al mejorar la circulación sanguínea, mientras que disminuye la tensión arterial.

Estimula el metabolismo.

Al suprimir el proceso de formación de placa bacteriana, promueve la salud dental.

Refuerza el sistema inmunitario.

Ayuda a bajar de peso, siendo útil en muchas dietas de adelgazamiento.

Fortalece la memoria a la vez que mejora la concentración.

TIPOS DE TÉ VERDE

Al igual que existen diversas variedades de té, también podemos encontrarnos en la actualidad con una gran diversidad de tipos de té verde, entre los que destacan el matcha, sencha o gundpowder, como los más consumidos.

Genmaicha: Es conocido también con el nombre de té del arroz, ya que es una especialidad japonesa elaborada a base de mezclar té verde con arroz inflado o tostado. Es una opción bastante usual consumirlo acompañado de deliciosas comidas o incluso después (aportando importantes virtudes digestivas).

Gundpowder: Es una de las variedades más consumidas y conocidas en el mundo. De hecho, su particularidad pasa por su apariencia, dado que sus hojas enrolladas forman unas características bolas, que suelen ser pequeñas y de color verdoso-grisáceo.

Lung Ching: Su recolección se realiza a mano en la provincia de Zheijiang. La particularidad de esta variedad es que solo se recogen las dos hojas finales de cada una de sus romas, siendo luego tostadas ligeramente.

Tai Mu Long Zhu: Es un té proveniente de la provincia de Fujian (China). Sus brotes y hojas son enrolladas a mano en forma de perlas, siendo aromatizadas con pétalos frescos de jazmín, que luego son retiradas cuando el té ha capturado su delicado aroma.

Matcha: Es uno de los tés clásicos en la ceremonia japonesa del té. Son las mismas hojas que se utilizan en la preparación del Gyuokuro, pero en vez de ser enrolladas, son trituradas en molinos de piedra. De ahí que se obtenga un polvo con ese color verdoso tan característico.

Sencha: Al igual que el Gundpowder, el sencha es otro de los tés más consumidos, convirtiéndose de hecho en el más habitual. Los expertos en té recogen el capullo de la planta y las dos hojas superiores, siendo cocidas al vapor, para luego ser enrolladas en forma de agujas largas. Destaca su sabor y aroma fresco.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies